¿Alguna vez te has preguntado el por qué usar un lubricante durante las relaciones sexuales?

 

El principal beneficio del lubricante íntimo es la propia lubricación, ayudando a que el contacto y la fricción durante el sexo no sean molestos y que, por el contrario, sean más prácticos y excitantes. 

 

El uso del lubricante íntimo favorece a una penetración suave y placentera, y no hay que asociar su uso sólo a problemas de resequedad vaginal.

 

Algunas personas creen que los lubricantes solo se utilizan cuando existe algún problema de este tipo y que hace molestas las relaciones íntimas, pero lo cierto es que los lubricantes también son de gran ayuda para aumentar el placer porque facilitan la penetración y pueden incorporarse en cualquier momento, sin importar si sufres o no de resequedad.

 

Existen varios motivos y motivadores para usar un lubricante durante el encuentro con tu pareja, por ejemplo: Un masaje con final feliz, durante el precalentamiento o en la masturbación, con el el uso de juguetes sexuales que tú y tu pareja hayan determinado o incluso, para darle un sabor al experimentar el sexo oral. El objetivo es disfrutar ese momento y explorar nuevas sensaciones.

 

¡No cualquier lubricante sirve!

 

Es importante no hacer uso de remedios caseros para lubricarte. Lo mejor es usar solamente productos diseñados especialmente para la lubricación intima.

 

El uso de lubricantes caseros, como la vaselina o el aceite de bebé, pueden ser muy perjudiciales para tu salud, pues pueden causar irritaciones en la zona íntima e incluso infecciones, ya que algunos ingredientes contienen aditivos dañinos para la piel.

 

Otra cosa a tener en cuenta es que debes usar siempre lubricantes que sean compatibles con los preservativos de látex para que el gel no dañe el condón.

 

Y lo más importante…

 

Conócete, disfrútate, maximiza y experimenta nuevas sensaciones.

Artículos más vistos